JUNIO 2018

Sorprenden con homenaje a la activista Adriana Luna Parra

Foto: Chantal Aguilar/MujeresNet

La Comisión de Derechos Humanos del Distrito Federal reconoció su trayectoria en la lucha por el feminismo y la defensa de los derechos humanos, así como de las personas mayores a una muerte digna.

Ciudad de México /MujeresNet.- El 27 de junio de 2018, en el marco del Día Mundial de Toma de Conciencia del Abuso y Maltrato de la Vejez (15 de junio), la Comisión de Derechos Humanos del Distrito Federal habría de realizar un foro sobre protección integral de las personas mayores. Sin embargo, lo que se presentó en realidad fue un homenaje sorpresa para la psicóloga y luchadora social Adriana Luna Parra.

Nashieli Ramírez Hernández, presidenta de la CDHDF, dio la bienvenida y dijo que se trataba de un espacio dedicado a reconocer a Adriana Luna y a su amorosa lucha: "Te reconocemos a ti como mujer mayor que en su vida ha dejado huella".

Por otro lado Graciela Casas, maestra en gerontología de la Escuela Nacional de Trabajo Social de la UNAM, mencionó que la lucha por los derechos humanos de la vejez ha sido un esfuerzo que inició desde el siglo pasado, y actualmente se busca que México firme la Convención interamericana sobre la protección de los derechos humanos de las personas mayores.

Asimismo, Graciela Casas dijo que una de las vertientes de la primera marcha, realizada el 30 de junio de 2015 en la Ciudad de México, fue la de no encasillar a las mujeres mayores en el rol de ser abuelas.

Por el contrario, Clara Jusidman, presidenta fundadora de Iniciativa Ciudadana y Desarrollo Social (Incide), organización que hace investigaciones para la incidencia en política social y prevención de las violencias, habló del papel de las abuelas como posibilidad del cambio social: "Luchamos en contra de los estereotipos que nos amarran, pero si desamarramos nuestros nudos, podemos desamarrar los de los demás, y así podemos tener sociedades más armónicas. Imaginar que cada niño o niña es tu nieto o nieta, otorga otra perspectiva".

"Adriana fue parte de esa generación que decidió hacer un partido de izquierda que pudiera convertirse en una verdadera opción del cambio, frente a los gobiernos monolíticos, autoritarios y subordinados a los intereses externos, y cada vez más alejados de los intereses de los mexicanos y las mexicanas". Con estas palabras agradeció Clara Jusidman, y recordó la tenacidad, sensibilidad y solidaridad que ha tenido Adriana Luna Parra frente a las múltiples situaciones de dolor por las que ha pasado nuestro país.

Entre varios de los momentos históricos que se relataron como parte del homenaje, fue la participación de Adriana Luna en la lucha a favor de los pescadores de la costa de Guerrero, el trabajo realizado bajo la dirección del Bosque de Chapultepec, y la labor de sensibilización, acompañamiento y liberación con las personas mayores en la Universidad de Vida, espacio dedicado al reconocimiento y goce de la vejez.

Adriana Luna Parra finalizó el homenaje afirmando que es necesario fortalecer al Estado laico para que asegure los derechos de las personas mayores a una muerte digna, dado que no se puede permitir que ninguna religión interrumpa las libertades.

De la misma manera, aseguró que la salud pública debe actuar con ética, y que su primer objetivo deberían ser las necesidades de los pacientes, y no "una regla absurda que dice que tienen que conservar la vida". Recordó, además, que ya hay países como el caso de Alemania, Bélgica, Argentina y Colombia, que han avanzado en el marco de los derechos de la vejez.

"Hagamos de la muerte una manera feliz y tranquila, como parte del proceso de la vida. Que disfrutemos las mujeres por lo que hemos luchado. Quiero pedirles que se comience una política pública abierta sin objeción de conciencia. Que la conciencia la vayan a rendir a sus iglesias. No queremos un Estado que obedezca a las iglesias, queremos un Estado laico que gobierne y que respete la autodeterminación de los pueblos, de los cuerpos y de los territorios. Queremos un Estado que respete a la persona y no a la autoridad", dijo Adriana Luna Parra.

También, mencionó que la vida y la muerte dependen de una visión holística, en tanto que las personas son seres integrales con espíritu, vida afectiva y vida social, y no únicamente "cuerpos que tienen pulso y presión".

"Nadie puede ser feliz por encima del sufrimiento de otros. Nacimos para ser felices y tenemos que morir felices. La vida es cuando se es plena, cuando se puede bailar, cuando se puede marchar, cuando se puede participar, y yo cuando supe de mi enfermedad pensé: mientras pueda, puedo; cuando no pueda, diré adiós", finalizó Adriana Luna Parra.

Al término del evento, Adriana Luna Parra fue felicitada por compañeras y amigas del Frente Feminista Nacional, cómplices del homenaje.