JUNIO 2018

Analizan radiografía de participación política de mujeres indígenas y afromexicanas

Foto: Chantal Aguilar/MujeresNet

Durante este conversatorio y la presentación del libro 'Mujeres que deciden' se destacó la invisibilidad que ha tenido en el proceso electoral este sector de la población, advirtiendo que sin su participación no hay verdadera democracia ni paridad.

Ciudad de México /MujeresNet.- Con motivo de la presentación del libro Mujeres que deciden: voces de mujeres indígenas y afromexicanas hablan sobre política, el 13 de junio de 2018, en la Casa del Libro Universitario de la UNAM, la Asamblea Nacional Política de Mujeres Indígenas junto con el Instituto de Liderazgo Simone de Beauvoir (ILSB) llevaron a cabo el conversatorio "Radiografía de la participación política de los pueblos y mujeres indígenas en México" en el que analizaron los retos y desafíos que enfrentan bajo el contexto de las elecciones de este año.

La directora del ILSB, Ximena Andión Ibáñez, aseguró que uno de los objetivos del instituto es fortalecer los liderazgos de las mujeres indígenas: "Tenemos que dejar que cada comunidad afectada hable por su propia voz y sus propias experiencias".

"Hay una deuda histórica para con los pueblos y las mujeres indígenas", mencionó la también maestra en derecho internacional por la Universidad de Essex en Inglaterra, refiriéndose a cómo la paridad de género no ha demostrado un aumento de las mujeres indígenas en la política.

Por otro lado, Otilia Lux de Coti, educadora, activista política de la cultura maya quiché y vicepresidenta del Foro Permanente de los Pueblos Indígenas de las Naciones Unidas en Guatemala, recordó que en las elecciones y en el reciente debate presidencial no hubo mención alguna sobre las mujeres y pueblos indígenas: "Si en la democracia no hay participación de los pueblos indígenas, entonces no es una verdadera democracia".

Otilia Lux aseguró además que a pesar de que en México la paridad de género es constitucional y los partidos están obligados a cumplirla, no hay mujeres indígenas y afrodescendientes en la política: "Si sólo hay mestizas, entonces no hay verdadera paridad".

Más adelante Zenaida Pérez Gutiérrez, mujer ayuujk de Oaxaca, maestra en género y comunicación, y coordinadora del Programa de Mujeres Indígenas del ILSB, mencionó que en el 2004 se dio una redistritación por parte del IFE (ahora INE), al identificar 650 municipios con 40% de población indígena. Sin embargo, dijo, no hubo ningún miembro del comité técnico que fuera indígena.

"Ya están las personas registradas para las candidaturas, pero todavía no está el mecanismo dado para que haya garantía de representación de los pueblos indígenas, más allá de la individualidad", afirmó Zenaida Pérez, y argumentó que junto a esta problemática, los organismos legislativos no cuentan con medidas estadísticas ni con registros confiables para saber quién es y quién no es indígena.

Por su parte Martha Sánchez Néstor, directiva del Consejo Guerrerense de Mujeres Indígenas, coordinadora de la Alianza de Mujeres Indígenas de Centroamérica y México, y responsable del Programa de Mujeres Indígenas del ILSB, habló sobre la urgencia de la participación política de las mujeres indígenas y la manera en cómo se debería dar dicha participación.

"Tenemos que decidir las mujeres indígenas qué tipo de forma queremos para incidir, ¿queremos entrar en cualquier sigla o queremos dignidad?", cuestionó Martha Sánchez, haciendo referencia a cómo recientemente declinó invitaciones por parte de varios partidos políticos.

Por otro lado Beatriz Amaro Clemente, periodista, comunicóloga y líder afromexicana de la Unidad para el Progreso de Oaxaca (Unproax), destacó que a pesar de que el movimiento de los pueblos negros lleva aproximadamente 20 años gestándose, éste había estado liderado por hombres: "Las mujeres estábamos presentes, pero sobre todo teníamos roles de la cocina, no teníamos mucha participación y no siempre se nos escuchaba".

"La exigencia principal es el reconocimiento constitucional a nivel federal, porque sin eso no se generan políticas públicas desde arriba", afirmó Beatriz Amaro, luego de explicar que no hay verdaderos datos sobre la afrodescendencia, por lo que uno de los objetivos de los movimientos negros para el 2020 es ser incluidos en los censos.

Elizabeth Sánchez González, zapoteca licenciada en derecho y ciencias sociales, ex síndica del municipio de Tlacolula de Matamoros y jefa de Programas Municipales del Instituto de la Mujer Oaxaqueña, habló sobre las problemáticas a las que se enfrentan las mujeres que pertenecen a municipios regidos por sistemas normativos internos, en donde no están permitiendo a las mujeres tener cargos representativos.

"Las mujeres se están enfrentando a una violencia política, no son llamadas a las sesiones de cabildo para que no estén en cargos de decisión, y se les está confinando en esos cargos que históricamente siempre nos dan, como el tema del cuidado", aseguró Elizabeth Sánchez.

Cristina Solano Díaz, comunicóloga, traductora y mediadora, integrante de la Asamblea Nacional Política de Mujeres Indígenas y directora del Instituto Municipal de la Mujer de Ensenada, Baja California, se refirió a la desigualdad de condiciones para las mujeres y la violencia política que están viviendo en el actual proceso electoral.

Planteó una serie de cuestiones sobre cuyas respuestas es necesario reflexionar, ya que permitirán dimensionar cuántas mujeres indígenas con sentido de pertenencia indígena llegarán a espacios de toma de decisión en estos procesos, así como en qué condiciones lo harán.

Finalmente, se contó con la participación de Mijane Jiménez Salinas, mujer afromexicana de Guerrero, licenciada en derecho y presidenta de la asociación civil Mano Amiga de la Costa Chica, quien habló sobre la libertad de expresión y los desafíos de escribir y tratar el tema de la identidad afrodescendiente sin una metodología profesional.

Mencionó que la conquista por los espacios de participación para las mujeres afromexicanas ha sido una lucha constante. "Basta de la simulación, es necesario una inclusión verdadera. Las afromexicanas existimos y resistimos, no somos un caso aislado", cerró Mijane Jiménez.

En exclusiva para MujeresNet, Zenaida Pérez Gutiérrez nos habló sobre las relaciones que se han establecido entre los movimientos feministas y los de mujeres indígenas, explicando que los primeros han aportado a las mujeres indígenas el tema del derecho a la salud y de los derechos sexuales y reproductivos, como parte de su propia agenda; mientras que el movimiento indígena les ha proporcionado una identidad étnica.

"En esta gama del movimiento de mujeres indígenas a nivel global, hay quien tiene más tendencia a empatar su agenda con el movimiento feminista, y hay una parte también que no se desprende del movimiento indígena. Yo creo que en ese sentido, ambos han aportado, pero sí sigue siendo un doble desafío de 'ahora con mis pueblos, ahora con las compañeras'", mencionó Zenaida Pérez.

Con respecto del tema de las cuotas de género, también en exclusiva recalcó el hecho de que a pesar de que esta paridad logró un avance importante en las mujeres, descuidó un tema de diversidad, y olvidó incluir a las mujeres indígenas y afros: "Es como decir: todas las mujeres estamos desfavorecidas, pues sí ante un sistema patriarcal, pero de esas desfavorecidas ¿quiénes están más hasta el fondo? [...] es un poco de, a ver: es: 'hombres o mujeres', y no, tampoco es solo el binario, hay toda una diversidad".