ENERO 2018

Horóscopos y género

En la conformación del pensamiento mágico, nos dice Adiel Martínez, los astros han tenido un papel singular, al grado de que la gente considera como verdad los postulados de la astrología, manteniendo la asimetría en las relaciones entre hombres y mujeres.

Hace tiempo se hizo viral la idea del dramaturgo Odín Dupeyron de que en la sociedad mexicana había un exceso de pensamiento mágico. Al cual la gente le depositaba su fe para la mejora de sus condiciones de vida. El también actor y conferencista criticaba el hecho de que las personas al esperanzarse a que se les cumpliera el designio de las entidades o fuerzas del pensamiento mágico no realizaban acciones realistas para cambiar dichas condiciones.

Considero que uno de los discursos del pensamiento mágico de las sociedades occidentales que está causando contradicciones en las relaciones entre las personas es el que tiene que ver con la astrología, los signos zodiacales y el esoterismo. Ya que algunas personas lo toman muy en cuenta para la realización de sus prácticas sociales.

Por ejemplo, una conocida cuando estaba recién casada me decía que buscaba embarazarse en el mes de mayo para que su bebé naciera a finales de enero o febrero y en ese sentido fuera Acuario, signo que según ella era el ideal para una madre Sagitario. Cabe mencionar que su embarazo no ocurrió en dicho mes y en consecuencia el signo de la criatura no fue el esperado.

Otro caso es el de un amigo que fue rechazado en su intento de formar una pareja sentimental por el simple hecho de nacer en los primeros días de octubre y por ende ser del signo Libra, que según la creencia de la pretendida, es un signo que hace a las personas muy pasivas y poco entregadas al amor. Para mí las dos situaciones me parecen absurdas, pero se pueden hallar muchas más similares a éstas. Debido a como influye el pensamiento mágico en las personas en su manera de concebir la realidad.

El pensamiento mágico es un rasgo inherente a muchas comunidades y en algunos casos el distintivo cultural que las hace sobresalir de entre esta diversidad y complejidad social. Algunas de estas creencias se han institucionalizado tanto que se han convertido en parte fundamental de las interacciones entre las personas al dotarlas de significado.

Las disciplinas sociales nos han revelado cómo este pensamiento mágico ha tenido una participación crucial en la constitución de prácticas económicas, políticas, educativas, médicas y hasta sexuales. Al institucionalizarse el pensamiento mágico adquiere el carácter de religión o de sistema ideológico dominante que formaliza las relaciones entre las personas. Pero también se hace presente un pensamiento mágico informal que sirve como alternativa para justificar y legitimar dichas prácticas.

Las dinámicas de género de varias comunidades se establecen con argumentos provenientes del pensamiento mágico tanto institucionalizado como informal. La asignación de la identidad sexual y el rol social que desempeñarán hombres y mujeres en muchas comunidades está dictado por preceptos, ahora religiosos, pero cuyo origen proviene de un pensamiento mágico anterior.

En la conformación del pensamiento mágico, los astros y otros elementos del cosmos han tenido una participación singular. A tal grado que siguen presentes en mucha de la simbología de las religiones y los discursos míticos y místicos de varias comunidades. Tal es el caso de la astrología, que establece una relación energética entre las constelaciones, los planetas, el carácter y comportamiento de las personas.

Aunque el discurso místico de la astrología se ha servido de los alcances que han conseguido las disciplinas científicas, en especial la astronomía, éstas han demostrado los fallos y los equívocos de los postulados esotéricos. A pesar de ello, sigue teniendo popularidad y aceptación en distintos sectores de la sociedad. Ahora con las redes sociales se difunden masivamente dichas creencias.

En cuanto a las relaciones de género, me parece que el problema está en el hecho de que si la gente considera como verdad los postulados de la astrología, a tal grado de que busque tener hijos con tal signo zodiacal o una pareja guiada por el horóscopo como en los ejemplos anteriores, no habrá manera de terminar con la asimetría en las relaciones entre hombres y mujeres.

Finalmente pregunto: si es tal el poder del signo zodiacal en el carácter y la conducta de las personas ¿de qué signo son los hombres machistas, misóginos, y violentos? ¿De qué signo debe ser una mujer para que se libere más fácilmente del yugo patriarcal? ¿Qué signos pueden emparentarse para alcanzar la equidad de género? Si los astros tienen la respuesta, estamos perdiendo el tiempo con la reeducación y la lucha por la equidad.