OCTUBRE 2017

A cien años del nacimiento de Violeta Parra

Foto: vivimoslanoticia.cl

Las autoras buscan descifrar aspectos íntimos de la vida de esta artista; su infancia, la relación con sus hijas e hijo, su historia de amor y su constante lucha interna para encontrar el equilibrio de sus emociones, nos permiten acercarnos a la mujer icono de todo un continente.

El 4 de octubre se cumplieron 100 años del nacimiento de Violeta Parra, una de las mejores compositoras e intérpretes latinoamericanas. Nació en San Carlos, una población campesina al sur de Chile en 1917. Amante de sus raíces y del folclore de su tierra, que plasmó en muchas de sus canciones. De gran sensibilidad escribió un himno de agradecimiento por estar en este planeta, acompañada de su guitarra y su voz salían las notas de: "Gracias a la vida, que me ha dado tanto/me dio dos luceros que cuando los abro, perfecto distingo lo negro del blanco/en el alto cielo su fondo estrellado/y en las multitudes el hombre que yo amo..."

La figura de Violeta Parra y sus composiciones han trascendido el tiempo y fronteras, han enriquecido la música en español, cantantes famosos de diversos lugares le han dado voz a sus creaciones, así Joan Manuel Serrat, canta: "Volver a los diecisiete, después de vivir un siglo/es como descifrar signos sin ser sabio competente/volver a ser de repente tan frágil como un segundo/volver a sentir profundo como un niño frente a Dios..."

La obra de Violeta del Carmen Parra Sandoval, hija de Nicanor, maestro de escuela y de Clarisa que se dedicaba a la costura, continúa vigente, se escucha la voz de Natalia Lafourcade acompañada de Los Macorinos: "Qué he sacado con quererte", ¿Qué he sacado con la luna, ¡Ay, ay,ay!/que los dos miramos juntos, ay, ay ay?/¿Qué he sacado con los nombres, ay, ay ay, estampados en el muro, ay, ay, ay?/Como cambia el calendario, ay, ay ay, cambia todo en este mundo. ¡Ay, ay, ay! ¡Ay! ¡Ay!...

En 1976 salió a la luz el libro Gracias a la vida, Violeta Parra, testimonio, donde sus hermanos, hermanas y conocidos hablan de la artista desde su nacimiento, sus triunfos, derrotas y las vicisitudes por las que pasó hasta el día de su muerte. Hilda Parra su hermana mayor cuenta: "La Violeta nació en San Carlos, por ahí por el año 1917, en la calle Montaña, frente a la Plaza de Armas. Ahí en ese pueblito nacimos las dos y de ahí nos fuimos a Chillán. Éramos chiquitas, yo casi no tengo memoria, poquito me acuerdo; nada más por lo que mi mamá nos cuenta que nacimos las dos en San Carlos y nos criamos en los alrededores de Chillán; parece que como mi padre era profesor, en ese tiempo andábamos p'arriba y p'abajo. Un profesor ganaba apenas para mantener la casa... y mi mamá ayudaba en las costuras.

"Con el montón de chiquillos que tenía, más no podía hacer, ¡creo yo! Así que la situación era mala, completamente mala. La familia Parra, los abuelos, ellos eran los ricos, eran los dueños de Chillán, casi de Chillán entero." [1]

Continúa Hilda contando: "Mi mamá dice que Violeta era bonita, hasta que esa maldita peste le marcó la cara. Seguramente que ella después, como sus compañeras de escuela eran más buenasmozas, más arregladas, entonces ella se sentiría acomplejada. Por eso nos habla en las décimas de su fealdad."

Aquí principian mis penas,
Lo digo con tristeza
Me sobrenombran "Maleza"
porque parezco un espanto... [2]

Hermana del poeta Nicanor Parra, Viola como le decían, desde pequeña se inclinó por la música, realizó sus primeros estudios en Lautaro y en Chillán, y en 1934 ingresó a la Escuela Normal, donde permaneció poco tiempo. Tuvo un hijo y tres hijas -en dos relaciones diferentes-, Ángel Parra, Isabel Parra, Carmen Luisa Arce y Rosa Clara Arce. Violeta forma parte de la familia Parra, un clan ligado por muchos de sus integrantes al arte. Con su hermana Hilda formaron el Dúo Hermanas Parra. En 1942 ganó un concurso de canto, a partir de ese momento empezaron a contratarla.

Violeta, aparte de poeta y cantante, fue una comprometida investigadora del folclore chileno, elaboraba cerémica, confeccionaba tapices y pintaba. En los años 60 hizo varias presentaciones en Europa. En 1964, fue la primera mujer latinoamericana en presentar su obra plástica en el Museo del Louvre en París, Francia.

En 1960, en un segundo viaje a la capital francesa, conoció a su verdadero amor, un suizo de nombre Gilbert Favre, antropólogo y musicólogo. Convivió un largo tiempo con él en Ginebra, En 1965 Parra regresó a Chile, instala una carpa con la idea de que se convierta en un gran centro de folclore vivo en el que participan sus hijos Ángel e Isabel Parra.

En 1966 termina su relación con Gilbert Favre, quien ese año se va a vivir a Bolivia. Violeta fue a buscarlo, se decepciona al encontraerlo casado. Aquello le produjo una depresión que nunca superaría, aunque trató de rehacerse sentimentalmente al lado del músico uruguayo Alberto Zapicán.

Carmen Luisa (hija menor de Violeta): en el libro Gracias a la vida, da su testimonio: "Entre yo y mi mamá la relación era difícil porque yo era bien complicada, yo creo que era uno de los grandes problemas para mi mamá, me costaba mucho adaptarme con ella porque yo era floja, me cargaba hacer las cosas, me cargaba cantar, me cargaba todo, entonces nos pasábamos todo el día peleando, a pesar de que nos amábamos, es decir, en la mañana yo me levantaba y me metía en su cama a tomar tecito, pero ya en la tarde ya no nos soportábamos más, las peleas eran terribles.

"Pasábamos unos ratos maravillosos y ratos que daban terror. Siempre fue una relación difícil, mi mamá era demasiado coso, era demasiada vitalidad, demasiada energía junta y yo que soy lenta para todas mis cosas, era otra onda... Me acuerdo que un día había salido con mi pololo y mi mamá me retó porque llegué tarde. Me armó todo un escándalo tan grande... Ahí yo le dije que me tenía aburrida y lo que deseaba era matarme. Me quedó mirando así como con pena, como con ternura.

"-Mira Carmen Luisa -me dijo-, cuando uno quiere matarse se mata calladita; yo nunca te voy a decir nada a ti que mañana me voy a matar o que tengo ganas de matarme." [3]

El testimonio de Héctor Pavez, "El Negro", cantor: "Durante el último verano pensaba a menudo en eso, a mí me lo dijo varias veces. Un día estaba yo afinando una guitarra y ella trabajando en la mesa con un montoncito de barro.

"-Negro... ¿Has pensado en una cosa?

"-No... ¿de qué? Yo pienso tantas cosas...

"-¿Piensa tú que te va'i a morir?

"-Sí -le dije yo-, es horrible, pero nunca lo creo...

"-Cuando tú te mueras va a ser así -y me mostró lo que había hecho, una figura de un muerto. Yo la miré y me asusté.

"-Hay que morirse -dijo-. Uno tiene que decidir la muerte, ¡mandarla! No que la muerte venga a uno." [4]

Hilda Parra, hermana mayor de Violeta:

"Recuerdo que ese verano de 1966, un día viernes, yo hablé con ella y estaba muy contenta:

"-Vente pa'cá el día miércoles tempranito -me dijo- pa'que nos demos unos baños turcos en la Carpa.

"-Ya -le dije yo y seguimos conversando de otras cosas.

"-Esto es lo mejor que he hecho en mi vida, ¡escucha! -me dijo-. Enchufó el tocadiscos y puso 'Gracias a la vida'...

"Cuando terminó le pregunté por qué le había puesto 'Últimas Composiciones' a ese disco. Porque son las últimas, me dijo riéndose y claro que yo no se lo tomé en serio."

Carmen Luisa, su hija:

"Yo estaba ordenando algo en la Carpa, serían como las seis de la tarde, de repente sentí un balazo... Entré corriendo a la pieza y encontré a mi mamá allí tirada, encima de la guitarra, con el revólver en la mano. Me acerqué a ella y la moví, le hablé... Y no me contestó.

"Ahí me di cuenta de que por la nuca le corría un hilillo de sangre. Quedé como paralizada, no sé por qué, pero lo más instintivo fue quitarle el revólver. Salí fuera de la carpa y le avisé a gritos a las personas que andaban por ahí. De repente se llenó la carpa de gente... llegaron los detectives, y después vino una ambulancia a buscarla." [5]

¿Qué llevó a Violeta Parra, a más de un año de componer el poema vuelto canción de Gracias a la vida pegarse un tiro en la sien derecha antes de salir al escenario, aquél fatídico 5 de febrero de 1967? Tenía 49 años de edad. Una fuerte depresión, los dolores y alegrías con los que ya no pudo congeniar. No se sabe. Una gran paradoja, la mujer que creó un himno tan emotivo, que al paso del tiempo se escucha en varios países y con diferentes voces, se había quitado la vida, a la que le dio tantas veces las gracias. "Gracias a la vida, que me ha dado tanto... Me ha dado la risa y me ha dado el llanto/Así yo distingo dicha de quebranto/Los dos materiales que forman mi canto/Y el canto de ustedes que es mi mismo canto/Y el canto de todos que es mi propio canto/Gracias a la vida que me ha dado tanto".

"La muerte no es tan importante como la vida. La gente sólo se asusta si no ha sembrado nada", había dicho la artista a su amigo Patricio Manns, solo meses antes de morir. [6]

En "Violetas para Violeta", Joaquín Sabina le canta: "La página de sucesos del Mercurio y la Estafeta/ entre dietas para obesos/chismes y falsos profetas/confirmaba que sin besos/se marchitan las violetas/Maldigo del alto cielo que nos expropió su canto/sus décimas, su pañuelo, su quinchamalí, su llanto/... Lo dijo Violeta Parra, hermana de Nicanor, por suerte tengo guitarra y sin presumir de voz si me invitan a una farra. Cuenten con mi corazón". Durante su actuación en Viña del Mar en 2003, el cantante argentino Charly García cambia la letra de su canción "Demoliendo hoteles", dice: "Yo fui educado con Parra y odiaba a la humanidad. Un día di gracias a la vida, y tuve mucho, mucho, mucho más".

Su hermano, el poeta Nicanor Parra, le dedica el poema "Defensa de Violeta Parra":

Dulce vecina de la verde selva
Huésped eterno del abril florido
Grande enemiga de la zarzamora
Violeta Parra.

Jardinera
............. locera
....................... costurera
Bailarina del agua transparente
Árbol lleno de pájaros cantores
Violeta Parra.

Has recorrido toda la comarca
Desenterrando cántaros de greda
Y liberando pájaros cautivos
Entre las ramas.

Preocupada siempre de los otros
Cuando no del sobrino
................................. de la tía

Cuándo vas a acordarte de ti misma
Viola piadosa.


Tu dolor es un círculo infinito
Que no comienza ni termina nunca
Pero tú te sobrepones a todo
Viola admirable.

Cuando se trata de bailar la cueca
De tu guitarra no se libra nadie
Hasta los muertos salen a bailar
Cueca valseada.

Cueca de la Batalla de Maipú
Cueca del Hundimiento del Angamos
Cueca del Terremoto de Chillán
Todas las cosas.

Ni bandurria
................. ni tenca
............................... ni zorzal
Ni codorniza libre ni cautiva

solamente tú
................... tres veces tú
....................................... Ave del paraíso terrenal.
Charagüilla gaviota de agua dulce
Todos los adjetivos se hacen pocos
Todos los sustantivos se hacen pocos
Para nombrarte.

Poesía
.......... pintura
...................... agricultura
Todo lo haces a las mil maravillas
Sin el menor esfuerzo
Como quien se bebe una copa de vino.

Pero los secretarios no te quieren
Y te cierran la puerta de tu casa
Y te declaran la guerra a muerte
Viola doliente.

Porque tú no te vistes de payaso
Porque tú no te compras ni te vendes
Porque hablas la lengua de la tierra
Viola chilensis.

¡Porque tú los aclaras en el acto!

Cómo van a quererte
............................... me pregunto
Cuando son unos tristes funcionarios
Grises como las piedras del desierto
¿No te parece?

En cambio tú
..................... Violeta de los Andes
Flor de la cordillera de la costa
Eres un manantial inagotable
De vida humana.

Tu corazón se abre cuando quiere
Tu voluntad se cierra cuando quiere
Y tu salud navega cuando quiere
Aguas arriba!

Basta que tú los llames por sus nombres
Para que los colores y las formas
Se levanten y anden como Lázaro
En cuerpo y alma.

¡a;Nadie puede quejarse cuando tú
Cantas a media voz o cuando gritas
Como si te estuvieran degollando
Viola volcánica!

Lo que tiene que hacer el auditor
Es guardar un silencio religioso
Porque tu canto sabe adónde va
Perfectamente.

Rayos son los que salen de tu voz
Hacia los cuatro puntos cardinales
Vendimiadora ardiente de ojos negros
Violeta Parra.

Se te acusa de esto y de lo otro
Yo te conozco y digo quién eres
¡:Oh corderillo disfrazado de lobo!
Violeta Parra.

Yo te conozco bien
............................ hermana vieja
Norte y sur del país atormentado
Valparaíso hundido para arriba
¡a;Isla de Pascua!

Sacristana cuyaca de Andacollo
Tejedora a palillo y a bolillo
Arregladora vieja de angelitos
Violeta Parra.
Los veteranos del Setentaynueve
Lloran cuando te oyen sollozar
En el abismo de la noche oscura
¡Lámpara a sangre!

Cocinera
............. niñera
....................... lavandera
Niña de mano
.................... todos los oficios
Todos los arreboles del crepúsculo
Viola funebris.

Yo no sé qué decir en esta hora
La cabeza me da vueltas y vueltas
Como si hubiera bebido cicuta
Hermana mía.

Dónde voy a encontrar otra Violeta
Aunque recorra campos y ciudades
O me quede sentado en el jardín
Como un inválido.

Para verte mejor cierro los ojos
Y retrocedo a los días felices
¿Sabes lo que estoy viendo?
Tu delantal estampado de maqui.

Tu delantal estampado de maqui
¡Río Cautín!
................. ¡Lautaro!
.............................. ¡Villa Alegre!
¡Año mil novecientos veintisiete
Violeta Parra!
Pero yo no confío en las palabras
¿Por qué no te levantas de la tumba
A cantar
............ a bailar
....................... a navegar
En tu guitarra?

Cántame una canción inolvidable
Una canción que no termine nunca
Una canción no más
.............................. una canción
Es lo que pido.

Qué te cuesta mujer árbol florido
Álzate en cuerpo y alma del sepulcro
Y haz estallar las piedras con tu voz
Violeta Parra

Esto es lo que quería decirte
Continúa tejiendo tus alambres
Tus ponchos araucanos
Tus cantaritos de Quinchamalí
Continúa puliendo noche y día
Tus toromiros de madera sagrada
Sin aflicción
................... sin lágrimas inútiles
O si quieres con lágrimas ardientes
Y recuerda que eres
Un corderillo disfrazado de lobo. [7]

Fuentes:
[1] Bernardo Subercaseaux y Jaime Londono, Gracias a la vida, Violeta Parra testimonio, editorial Galerna, Argentina, 1976, p. 11
[2] Op. Cit, p. 12
[3] Ibídem, pp. 121-122
[4] Ibídem, pp. 124-125
[5] Ibídem, p. 127
[6] http://www.emol.com/noticias/Espectaculos/2017/10/10/878557/Violeta-Parra-Cinco-datos-desconocidos-sobre-la-artista-contenidos-en-la-nueva-biografia-Despues-de-vivir-un-siglo.html consultado 10 de octubre, 2017
[7] https://www.nicanorparra.uchile.cl/antologia/otros/defensavioleta.html, consultado 10 de octubre de 2017 consultado 10 de octubre, 2017