Suscribete Newsletter Twitter Facebook Album Flickr You Tube www.MujeresNet.info

Directora y Editora: Elsa Gpe. Lever Montoya                                                                                                                             

Frases Feministas
Unete a MujeresNet en FACEBOOK

MujeresNet on Facebook
SÍGUENOS EN TWITTER


         


Los renglones torcidos de la paridad






Por Guadalupe López García
Periodista con Maestría en Estudios de la Mujer por la UAM y especialización en Estudios de la Mujer por el PIEM de El Colegio de México, se ha desempeñado como guionista y productora de radio; colaboradora, editora y coordinadora editorial en diversos medios como el IMER y la SEP, La Jornada, El Día, Uno más uno, Fem y Notimex. Trabajó en el Centro Integral de Apoyo a la Mujer "Esperanza Brito de Martí" en el DF y fue coordinadora de la Unidad Delegacional de Iztacalco del Inmujeres-DF. Ha recibido reconocimientos a su labor periodística y en defensa de los derechos de las mujeres por parte de la AMMPE, Conmujer, Cimac y la delegacion Iztacalco del DF.


Guadalupe López García analiza desde diferentes vertientes el trasfondo de la paridad política, principalmente en el DF, y señala que la representación política de las mujeres se está dando con amplias desventajas para éstas, pese a tener igualdad numérica, porque la política 'es el ámbito del patriarcado por excelencia'.

La reforma del Artículo 41 constitucional [1] con la que se garantiza la paridad para las candidaturas representa un hecho histórico similar al de octubre de 1953, cuando se modificó el Artículo 34 para reconocer el voto de las mujeres. Con el cambio más reciente, se marca el ingreso masivo de las mujeres a las contiendas electorales en México.

Lo que hubiera representado un gran acontecimiento para la ciudadanía de las mujeres, se ha convertido en un reto mayor ante circunstancias políticas y sociales que las pone en desventaja -incluso, en riesgo-, con la resistencia de los partidos políticos para cumplir con la paridad, las lagunas legales que la frenan en los municipios en donde la representación política de las mujeres es la más baja de todo el país, y con la asignación de candidaturas a modo de las dirigencias, las corrientes o grupos internos de los partidos.

Este último aspecto fue definido por la académica Teresa Incháustegui, actualmente directora del Instituto de las Mujeres del Distrito Federal, como los "renglones torcidos de la paridad", frase que da título a este texto. Su comentario, entendido como una inquietud, fue externado en la presentación del libro 15 años de políticas de igualdad. Los alcances, los dilemas y los retos, coordinado por Silvia López Estrada, Elizabeth Maier, María Luisa Tarrés y Gisela Zaremberg.

Por otro lado, la paridad ha causado que la competencia ya no sea únicamente con los hombres sino entre las mismas mujeres, lo que implica -entonces- revisar las propuestas mismas de las candidatas, más allá de las plataformas electorales de sus partidos políticos. Comprende, además, una verdadera disputa por el poder entre mujeres y debatir entre nosotras mismas.

Siempre hemos discutido entre nosotras desde varias posturas; incluso, entre feministas, y buscado el poder formal para la toma de decisiones. Con frecuencia estamos en desacuerdo, y pese a que existen consensos, lo que más se destaca son las rupturas. Lo interesante ahora es que el debate será ante el escrutinio ciudadano (aunque una gran parte del electorado esté sometido y comprado). Es a este contexto al que me referiré. Retomaré como referencia el caso del DF para dar cuenta de otras situaciones que se están presentando y que se deben tomar en cuenta para futuros análisis, aunadas a la revisión de las estadísticas y los procesos legales y políticos que se están dando con la paridad [2].

Números inversos [3]

En Venustiano Carranza, de ocho candidaturas a la jefatura delegacional, siete son de mujeres. Pero si atendemos a las elecciones pasadas, el único hombre (Partido de la Revolución Democrática, PRD) es el que tiene más posibilidades de ganar. En otras delegaciones, las diferencias son menores o hay paridad en la contienda. Caso contrario, en Gustavo A. Madero, de nueve candidaturas, solo hay una mujer (Partido Nueva Alianza, PANAL), con nula oportunidad.

En Iztapalapa, de siete aspirantes, cinco son mujeres. Aquí, la contienda se centra en dos de ellas, las aspirantes más fuertes: Clara Brugada, del Movimiento Regeneración Nacional (Morena) y Dione Anguiano (PRD).

En total, son 62 mujeres y 69 hombres (de 10 partidos políticos -cinco con alianzas- y los candidatos independientes) que contenderán por las 16 delegaciones. En las elecciones pasadas, para el periodo 2012-2015 [4], El PRD (con el Partido del Trabajo, PT, y Movimiento Ciudadano, MC), se llevaron 14, los partidos Revolucionario Institucional (PRI) y Acción Nacional (PAN) se quedaron cada cual con una. En aquella ocasión, cinco mujeres llegaron a la jefatura. En las elecciones de este año, tomando como referencia esos resultados, podrían ganar siete mujeres, del PRD con sus alianzas o de Morena.

Igual suceso se da en varios de los 40 distritos electorales: la relación se ha invertido. En el caso del Distrito XIV, de Iztacalco, de nueve candidaturas, siete son para mujeres. Aquí, la posibilidad de triunfo es para una mujer: la anterior delegada Elizabeth Mateos (PRD), quien estuvo envuelta en varios escándalos de presunta corrupción (su esposo es el candidato perredista a jefe delegacional de Iztacalco).

En el Distrito II (Gustavo A. Madero) y el XXXVIII (Tlalpan) hay seis candidatas y un candidato, respectivamente. En cambio, en el XX (Cuajimalpa), hay siete hombres y una mujer (esta última con posibilidades de triunfo).

Esta relación inédita no significa que los hombres contenderán en desventaja y que ahora ganarán más mujeres, pues también se debe considerar el contexto, el partido y el perfil de la o el candidato.

Nuevas protagonistas, viejos escenarios [5]

¿Quiénes son las que llegaron? Como se ha denunciado, los partidos nombraron a esposas, hijas y otras familiares para las candidaturas obligatorias para mujeres. Esto no es nuevo, pero la práctica aumentó a raíz de que pusieron varios candados para evitar el fenómeno denominado peyorativamente como las Juanitas, y al intercalar las posiciones para evitar poner a los hombres en los primeros lugares.

También están las mujeres que han pasado de diputadas locales a diputadas federales, luego a senadoras; después pasan a la administración pública y luego repiten el ciclo intercalado en el mismo o en otro partido. Lo mismo pasa con los hombres. El poder se ha concentrado en unas cuántas; forman parte de la élite política o de las "dinastías políticas", como las denomina la investigadora Karla Jannette Ortiz Gómez.

Se puede alegar que es un derecho, pero su ventaja le ha cerrado el paso a muchas mujeres con amplios liderazgos y reconocimiento en su comunidad, impidiendo que adquieran experiencia en los ámbitos de toma de decisiones.

Un gran número de mujeres fueron elegidas candidatas por primera vez. Muchas sin militancia en los partidos que las nominaron. Hay empresarias, comerciantes, líderes o profesoras, pero se requiere conocer los perfiles y sus variables por edad, etnia, formación educativa y profesional, y trayectoria.

También hay figuras como la actriz Carmen Salinas (como cuota del PRI para la Asociación Nacional de Actores, Anda), y la boxeadora Jackie Nava (PAN). Antes de la paridad, el feminismo tenía una candidatura como cuota del PRD. Por ese espacio llegaron a la Cámara de Diputados Claudia Cruz, Marcela Lagarde y Teresa Incháustegui.

La paridad se está dando con amplias desventajas para las mujeres, pese a tener igualdad numérica. La política es el ámbito del patriarcado por excelencia. La dominación masculina no se refleja únicamente en el poder sino en la cultura, en los usos y costumbres de la grilla, en sus normas, valores y prácticas ocultas y abiertamente explícitas.

Propuestas y discurso de género [6]

Los grupos conservadores y de derecha se han sabido apropiar del discurso de la igualdad y lo han distorsionado o adaptado a su ideología. Las mujeres (y los hombres) de izquierda, no necesariamente tienen una postura feminista. También la deforman y reproducen la idea de que el feminismo es lo contrario del machismo y que solo busca dividir a la sociedad. De ahí que los discursos sean contradictorios.

Por un lado apelan a la igualdad y promueven la erradicación de la discriminación y la violencia; por otro, naturalizan las características de las mujeres y sustituyen una visión androcéntrica por una ginocéntrica; es decir, ubican a las mujeres como el eje de la familia y la sociedad. Del mismo modo, se promueve un discurso para exaltar los valores femeninos, como el de afirmar que las mujeres son menos corruptas y más responsables que los hombres, y que estamos diseñadas para hacer muchas cosas a la vez.

Las propuestas para la igualdad tienen que ver con las plataformas de los partidos. Una nota de Comunicación e Información de la Mujer (Cimac) [7], indica que de los 10 partidos políticos a nivel nacional, el PRI, MC y PAN tienen más propuestas sobre igualdad de género, en particular sobre políticas de cuidado para conciliar la vida laboral y familiar; en tanto que Morena no lo aborda, de acuerdo con un análisis del Instituto de Liderazgo Simone de Beauvoir (ILSB) [8].

Sin embargo, en una rápida revisión de las plataformas, el PRD es el único partido que aboga por la despenalización del aborto; el PAN -por su parte- buscará modificar el Artículo 2 constitucional para "garantizar el derecho a la vida de todos los mexicanos desde el momento de la concepción hasta la muerte natural", lo que ha hecho ya en 17 entidades. Es importante rescatar este aspecto, pues si bien se han generado avances en torno a temas como la violencia, la discriminación y la desigualdad social de las mujeres, el cuerpo de las mujeres se ha convertido en un campo de disputa simbólica permanente, retomando a Tarrés y a Zaremberg [9], pero también de debate político.

El año pasado, en la ciudad de Monterrey, Nuevo León, un grupo de mujeres acudió al Instituto Registral y Catastral para inscribir sus cuerpos como de su propiedad [10], reproduciendo una protesta de las españolas. Un requisito de existencia inicia con la propiedad de un cuerpo, pero también con el de su libertad y autonomía.

En cuanto a las mujeres como interlocutoras, en general, los partidos las ven como beneficiarias, como grupos vulnerables, usuarias, pacientes y consumidoras, y no como ciudadanas y sujetos de derechos. Es otro tema que se debe tomar en cuenta como otro renglón torcido de la paridad, sobre todo cuando en el padrón, las mujeres rebasamos a los hombres con más de tres millones de electoras [11].

La competencia entre mujeres en tiempos de paridad

Hay varios aspectos que debemos trabajar juntas, antes de que la ideología de partido, los acuerdos políticos y la disciplina hacia su dirigencia y corriente política separe a las mujeres.

Recientemente, Marta Lamas publicó el texto ¿Mujeres juntas...? Reflexiones sobre las relaciones conflictivas entre compañeras y los retos para alcanzar acuerdos políticos [12], aludiendo al refrán Mujeres juntas ni difuntas. Su propuesta es la de "construir acuerdos y alianzas que potencien una transformación social realmente radical, o sea, que modifique de raíz la situación desigual que existe con los hombres".

Lamas apela al affidamento entre mujeres y Marcela Lagarde a la sororidad, como vínculos entre mujeres partiendo del respeto mutuo y de intereses comunes. Ambas proponen construir pactos y alianzas para avanzar social y políticamente.

En los talleres que he impartido sobre género, un refrán que utilizo para la reflexión es El peor enemigo de una mujer es otra mujer (enemigo, en masculino). La mayoría de las participantes lo da por cierto y se remiten a su experiencia personal. Es interesante la revisión de estos dos dichos populares, pues el primero alude al trabajo grupal, pero el segundo, al ámbito personal. Si bien hay consensos para avanzar en lo colectivo, con lo personal se anula toda posibilidad de reconciliación.

Además, las mujeres son acusadas de masculinzarse, al afirmar que se vuelven más corruptas y más perversas que los hombres. Más que referirse a la pérdida de la feminidad se refieren a que en la política formal adquieren conductas y atributos de los hombres, como llegar tarde a casa y ser más racionales que sentimentales. Esta visión de la mezquindad de las mujeres es alentada no solo por las mujeres sino también por los hombres, pero es generada por la cultura patriarcal.

Aunado a ello, hay un falso ideal de que las mujeres debemos estar juntas, agarradas de la mano, cuando hay diferencias de religión, posturas políticas, de principios y de luchas políticas.

Todo lo anterior son cuestiones que estarán presentes en los tiempos de paridad. Si bien el ingreso masivo de las mujeres a la vida política no garantizará la igualdad ni transformará de facto el sistema político, sí sentará cambios sustanciales y habrá una reconfiguración en la forma de hacer política, con o sin perspectiva de género. Debemos estar listas para los nuevos retos.

Notas:


[1] Publicada en el Diario Oficial de la Federación el 10 de febrero de 2014.
[2] Sobre estos puntos, se puede encontrar información en http://cimacnoticias.com.mx/noticiaportema/51611 . El Instituto de Liderazgo "Simone de Beauvoir", A.C. abrió el sitio Igualdad bajo el microscopio ( http://bajoelmicroscopio.org/ ) para dar seguimiento al proceso de paridad en estas elecciones.
[3] Información retomada de http://www.yodecidodf.org.mx/
[4] Información retomada de http://secure.iedf.org.mx/resultados2012/inicio.php
[5] Agradezco a la investigadora Karla Jannette Ortiz Gómez por su orientación para este apartado.
[6] Agradezco a Nahela Becerril, del Grupo Interdisciplinario sobre Mujer, Trabajo y Pobreza, A. C.(Gimtrap) por su orientación para este apartado.
[7] http://www.cimacnoticias.com.mx/node/69532
[8] http://bajoelmicroscopio.org/cuanto-importan-las-mujeres-a-los-partidos-politicos/
[9] Apartado de Reflexiones finales del libro 15 años de políticas de igualdad...
[10] http://www.milenio.com/region/Mujeres_registra_sus_cuerpos_su_propiedad-mujeres_cuerpos_Instituto_Registral_y_Catastral_NL_0_314368673.html
[11] "Podrán sufragar 83 millones 563 mil 190 ciudadanos", en La Jornada, 2 de mayo de 2015.
[12] Inmujeres, 2015.






Artículo al Azar



Escucha y piensa

Canciones para Reflexionar

TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS. © Copyright, México MujeresNet.Info, Información con Perspectivas de Género y Feminista
| Diseño: Elsa Lever M. | RSS | NINGUN TEXTO PUEDE SER REPRODUCIDO SIN PERMISO EXPRESO DE MUJERESNET.INFO | ecoestadistica.com
| Aviso Legal | Política de Privacidad | Mapa del Sitio | Su publicidad | PageRank Checking Icon