Suscribete Newsletter Twitter Facebook Album Flickr You Tube www.MujeresNet.info

Directora y Editora: Elsa Gpe. Lever Montoya                                                                                                                             

Frases Feministas
Unete a MujeresNet en FACEBOOK

MujeresNet on Facebook
SÍGUENOS EN TWITTER


         


Cuando las demás personas tienen más poder sobre ti que tú misma





Por Elsa Lever M.
Lic. en Periodismo con Maestría en Comunicación por la FCPyS de la UNAM, actualmente doctorante en Ciencias Políticas y Sociales con orientación en Ciencias de la Comunicación (FCPyS-UNAM). Está diplomada en Género por el PUEG de la UNAM, y en Feminismo por el CEIICH de la UNAM. Es directora de http://www.mujeresnet.info/

Elsa Lever M. nos habla desde el corazón mientras piensa la mejor estrategia para salir a flote de un pésimo periodo anímico.

Estos últimos 30 días han sido de los más depresivos en mi vida. Hacía mucho que no me sentía tan mal. Gente clave ha disparado este pésimo periodo en mi ánimo, y eso termina por molestarme también.

¿Cómo podemos permitir que otras personas provoquen nuestras lágrimas; que consigan hacernos sentir un cero a la izquierda; que logren que nuestro nivel de confianza en la vida se reduzca al mínimo? Sé que no debería ser así… pero así pasa. Y es que no se trata de circunstancias adversas –aunque sean muchas y juntas-; ni se trata de personas que apenas conoces. No, el problema es justamente lo contrario: son gente cercana, querida y que creías conocer. Son mujeres y hombres que son parte de tu vida y que no esperabas que de ellas y ellos viniera el ataque, la soberbia, la indiferencia, el revanchismo. Por eso deprime; porque lo esperas de otras y otros, pero no de esas personas con las que compartes –o creías compartir- metas, sueños, aspiraciones, confidencias, afecto...

¿Cómo quitarles a estas personas el poder sobre tu bienestar mental si son parte de las áreas más importantes de tu vida? ¿Acaso hay que dejar de apreciarlas, admirarlas, amarlas, para que se rompa la influencia? ¿Eliminarlas de tu vida aunque eso implique afectar esas esferas donde ya había metas trazadas? ¿Maximizar sus defectos para inducir un rechazo o indiferencia, y así evitar que logren afectarte? ¿Iniciar una estrategia de sobrevivencia con altas dosis de orgullo, autosuficiencia y desprecio? ¿Hacer lo mismo que ellas y ellos hacen contigo?

Lo último suena muy revanchista y, sin embargo, algunas personas sólo así entienden. Finalmente no es que te vuelvas igual que ellas y ellos; no, solamente es obligar por un momento a que se pongan tus zapatos; a que haya un piso parejo donde moverse. Porque aunque hagamos la misma acción de caminar, no es lo mismo hacerlo en un piso con zonas diferentes para cada quien.

Hay quien dice que el problema de las decepciones es que esperamos demasiado de esas personas. Pero en realidad no es que esperes demasiado; sólo esperas que tu afecto y trato sea recíproco. Obviamente no te acercas a alguien deseando ni esperando que te humille, difame, denoste, critique faltando a tu integridad o, en el otro extremo igual de violento, que te ignore, te haga a un lado y anule. No, te acercas para hacer algo con esa persona, para aliarte y pactar ya sea un plan de trabajo, de estudio, de amistad o de amor. Y en esa alianza-pacto por supuesto que esperas reciprocidad. Sólo las santas y santos –si es que existen- quizá incluyen a personas en sus vidas sin esperar nada a cambio. Pero, ciertamente, tampoco soy una santa.

En fin. Quizá la mejor salida es, simplemente, dejar pasar. Que estas mujeres y hombres se topen con pared y que entonces reaccionen. Que las lecciones que en su soberbia pretendían "enseñarte", primero las aprendan ellas y ellos. La desventaja es que esto puede convertirse en un muy largo plazo para ver resultados que dejen de afectarte; mientras, te estarán perjudicando no sólo emocionalmente, sino de todas las formas que se derivan de ésa.

Bueno, como no soporto victimizarme, ya he puesto manos a la obra para salir de esto. Y me parece que en ello ha sido clave el redefinir mis prioridades y replantearme lo que estoy dispuesta a hacer, a tolerar y a aprender para concretarlas. Si mis prioridades están claras, ninguna persona logrará sacarme del camino.

Sé que suceden muchas cosas verdaderamente catastróficas en el mundo mientras yo estoy "sufriendo" y protagonizando estos dramas. Pero también sé que mientras yo no resuelva esto no podré estar al 100% para hacer, ser y contribuir. Qué triste que las personas cercanas a ti puedan anular tus sueños y aspiraciones (de todo tipo), pero por eso tampoco estoy dispuesta ya a darles ese poder con mi afecto. Alejarlas de mi esfera afectiva es el paso más revolucionario que me he propuesto para la salud de mis emociones y para mi paz interior. Reza la sabiduría de las redes sociales, que cuando estés atravesando por un mal momento sigas caminando, pues lo malo es el momento, no tú.

Y tú, ¿has tenido que arreglártelas también? ¿Cómo le has hecho?






Artículo al Azar



Escucha y piensa

Canciones para Reflexionar

TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS. © Copyright, México MujeresNet.Info, Información con Perspectivas de Género y Feminista
| Diseño: Elsa Lever M. | RSS | NINGUN TEXTO PUEDE SER REPRODUCIDO SIN PERMISO EXPRESO DE MUJERESNET.INFO | ecoestadistica.com
| Aviso Legal | Política de Privacidad | Mapa del Sitio | Su publicidad | PageRank Checking Icon