Suscribete Newsletter Twitter Facebook Album Flickr You Tube www.MujeresNet.info

Directora y Editora: Elsa Gpe. Lever Montoya                                                                                                                             

Frases Feministas
Unete a MujeresNet en FACEBOOK
MujeresNet on Facebook
SÍGUENOS EN TWITTER


Columnas de Opinión

Bibliotecas y libreri­as virtuales, en li­nea
Bibliotecas en Linea
Navega y documén-
tate
E-books, bibliotecas, librerías en línea


Soy feminista
Somos feministas
¿Te reconoces y defines como tal?
Escribe cómo vives el feminismo y qué importancia tiene para ti.


Escuelas, cursos, estudios en genero y feminismo
Formación en Género y Feminismo
¿Dónde, cuándo?
Diplomados, seminarios, talleres, escuelas, cursos, maestrías, doctorados...



Foro de discusion
Foro de discusión
¿A favor o en contra?
Opina, debate, argumenta...

Lenguaje no sexista
Lenguaje no sexista
¿Qué es? ¿Para qué?
Definiciones y manuales para un lenguaje y un periodismo libres de sexismo.


Tienda on line
Tienda Virtual
De todo un poco
Libros, artí­culos, carteles, postales y mucho más


Herramientas legales
Herramientas Legales
¿Cómo y por qué?
Leyes y lineamientos jurídicos para la defensa de los derechos de las mujeres...


         


El año de las reformas exigibles





Por Sara Lovera
Periodista desde hace 40 años, fundadora de Comunicación e Información de la Mujer AC(CIMAC), fue directora del suplemento Doble Jornada, y actualmente es corresponsal de Servicio de Noticias de la Mujer de Latinoamérica y del Caribe(SEMlac) en México; integrante del Consejo del Instituto de las Mujeres del Distrito Federal; conduce y codirige Mujeres en Movimiento y participa en la Mesa Periodistas de Capital 21, el canal por internet de la Ciudad de México. Es editorialista de Antena Radio, MujeresNet, Cuadernos Feministas, y Proceso digital. En 2005 fue nominada al Premio Nobel de la Paz.


La columnista llama a las mujeres a la movilización para aprovechar los espacios de coyuntura que se están dando, para que no sólo estén en las calles organizándose contra la Reforma Educativa y la privatización del petróleo, sino también por la igualdad sustantiva, y en contra de la violencia y el asesinato de mujeres.

Los balances sobre el desempeño del primer año de gobierno de Enrique Peña Nieto, son diversos, relativos y muy críticos. No podría una decir que tenía esperanzas de una revolución. Lo que toca a las mujeres me llama la atención, por diversas razones. Es decir, para reflexionar y tomar nota. Yo diría que estamos frente a hechos y leyes que son exigibles y ofrecen un enorme campo de acción.

La situación y condición de las mexicanas es tremenda. Las cifras que el gobierno ofreció al comienzo de la administración no sorprenden. Ratifican. La violencia contra las mujeres se duplicó; creció hasta 400 por ciento en el noreste del país; el hambre alimentaria es una realidad lacerante ligada a la condición subordinada de todas las mujeres, pero especialmente de las más pobres; la discriminación, significa que muchas mujeres aún tienen que pedir toda clase de permisos, hasta para votar; la desigualdad en materia de representación política obliga a un cambio profundo, donde urge derribar el machismo en los partidos políticos, entre los caciques locales y en la vida diaria. Hay una resistencia fundamental en los órganos de poder político.

La ratificación de que se crearon poderes gigantescos en los gobiernos estatales, de la cuestión electoral al manejo de los recursos para la Educación, la indiferencia ante la violencia contra las mujeres, y la pérdida de control gubernamental y de Estado, ha sido delineada y admitida. Los conflictos han dado lugar a muy diversos reconocimientos. Claro, me dirán, y a las tímidas acciones.

La corrupción, el desaseo del trato a los medios de comunicación, la continuada violencia contra los medios es también un dato oficial, y del gobierno de Peña Nieto también provino la certeza de que no era posible mantener el duopolio comunicativo.

Ello, dicho así, sólo para plantear que la vuelta del PRI al poder, ha significado toda clase de debates. La apuesta del Pacto por México no aguantó los 12 meses. Se trataba de una apuesta de cogobierno que ya hizo agua. Pero lo que hubo fueron reformas, dos de ellas sustantivas: la de comunicaciones y con todo y las críticas, la de Educación, ambas largamente esperadas, deseadas.

Otras importantes, pero apenas iniciales.

Yo destacaría una de gran importancia para las mujeres, si se la sabe leer y exigir. La tercera línea del Plan Nacional de Desarrollo, para transversalizar la perspectiva de género en toda la administración pública es una novedad reivindicativa. Significa que ningún servidor público, secretario, director de algún órgano desconcentrado o descentralizado, presidente municipal o político, puede hoy evadir su responsabilidad, puesto que sólo así los derechos de las mujeres podrían hacerse efectivos.

Yo no creo en el bendito y aclamado presidencialismo. Pero si el gobierno federal se compromete a esto, entonces tendría que desaparecer la simulación: los tallercitos de tres horas para educar en género a los funcionarios; los presupuestos pírricos para enfrentar el tamaño del problema de la violencia contra las mujeres; la falta de "armonización" de las leyes y mecanismos de evaluación transparentes, que nos digan dónde está el dinero y los obstáculos. Donde se halla el control, porque hay secretarios de Estado que todavía hablan eufemísticamente de la desigualdad. Ya es hora señores funcionarios y señores gobernadores. Hay situaciones inaceptables en los órganos de promoción de los derechos de las mujeres en los municipios.

Y resulta que el 26 de noviembre en Tlapa, Guerrero, Peña Nieto dijo ¡ya basta¡ a la vergüenza de la violencia de género. Y ahí llamó a los gobernadores a entrarle a un problema que han querido menospreciar, al que no le ponen interés y mantienen la complicidad y la impunidad. Toca ahora ver si Peña Nieto indica, promueve, hace, que las recomendaciones internacionales se cumplan. Hay temor que los centros de justicia se conviertan en enclaves de la burocracia o nueva simulación. ¿Dónde está la estrategia en los tribunales? ¿En los ministerios públicos? ¿En los medios de comunicación?

También es un indicativo de respuesta a la sociedad civil, el cambio en el Reglamento de la Ley de Acceso de las Mujeres a una Vida sin Violencia, referido a la declaratoria de la Alerta de Género y aunque ha parecido limitada, obtusa y discordante, lo cierto es que ahora definirán la posibilidad de la Alerta, un grupo de expertas, por estado, municipio o región. No debíamos sólo defenestrarla sino exigirla. Esto es, con el nuevo ordenamiento, probar, llevar las demandas de alerta y reconocer que las expertas son las que ha definido la academia, las organizaciones de mujeres y las feministas. Es decir, habría que mandar todas las demandas y ver qué pasa.

Lo mismo hay que analizar cómo se hará el reparto de los nuevos presupuestos. Antes que decir que no pasa nada, ver hasta donde dan los compromisos. Y es que con la cruzada contra el hambre, se quiere tapar el tema de las desigualdades de género. Habría que echar un buen ojo en cada discurso y cada reforma. Ponerse al día, demandar con conocimiento de causa y en su caso, entonces defenestrar.

Yo digo que la reforma de mayor calado es la del artículo 6º. y 7º. constitucionales donde se releva la importancia de transmitir en los medios de comunicación información de calidad, plural y donde se habla de ofrecer canales radioeléctricos para la sociedad. Nos estamos tardando.

Y la otra, la que propone el 50/50 en la representación política de las mujeres. No se sabe dónde quedó. No he visto, no he conseguido saber si ello se intentó poner en la reforma política que ya está cocinada. No vi manifestaciones femeninas pidiendo que eso lo hagan todos los gobernadores, todos los diputados, todos los asambleístas, no me he dado cuenta si las diputadas y militantes ya lo discutieron con sus partidos políticos.

Yo creo que el aire reformador, considerando que hay cosas que no pasarán, pensando que la cuestión del petróleo nos convoca a la rebelión, no debiera echar, como siempre, a un lado los posibles avances de los derechos de las mujeres o el plan de exigencia organizado. Ahora resulta que efectivamente hay más voces oficiales sobre la urgencia de la igualdad sustantiva, de hecho, que en el movimiento social de las mujeres. Salvo reconocibles excepciones. Eso sin contar con las reformas constitucionales sobre los Derechos Humanos que habría de exigir.

Sí. Peña Nieto no ha podido quedar bien con nadie. Pero también es cierto que en su circunstancia, sabedor que no tiene todas con él, que el conflicto se siembra y expande por todas partes debido a la desconfianza bien ganada, da un espacio de coyuntura para que nos cumpla, para que realmente él mismo se ponga a estudiar género; para que no sea una suma de ilusiones el Programa de Igualdad ni quede sin eco el tema del plan de prevención, atención y erradicación de la violencia contra las mujeres. En el tablero del ajedrez, todas las piezas cuentan. ¿Dónde está la movilización?

Durante mucho tiempo hemos estado esperando. Sabemos del engaño sistemático y la simulación gubernamental. Pero si no podemos movilizar a millones de mujeres, que se quedan entretejidas en la disputa del poder, que pone en primer plano lo que los hombres siempre dicen, la política de altura, la que tiene que ver con las "grandes" decisiones, "la riqueza de la nación", y ¿las mujeres? Ellas, miles ahora en las calles contra la Reforma Educativa y la privatización del petróleo. Me pregunto por qué no hay miles demandando la igualdad sustantiva, verificando el presupuesto, señalando dónde -nuevamente hasta el cansancio- están los enclaves de la violencia y el asesinato contra las mujeres. Ya es tiempo.






Artículo al Azar



Escucha y piensa

Canciones para Reflexionar

TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS. © Copyright, México MujeresNet.Info, Información con Perspectivas de Género y Feminista
| Diseño: Elsa Lever M. | RSS | NINGUN TEXTO PUEDE SER REPRODUCIDO SIN PERMISO EXPRESO DE MUJERESNET.INFO | ecoestadistica.com
| Aviso Legal | Política de Privacidad | Mapa del Sitio | Su publicidad | PageRank Checking Icon