Suscribete Newsletter Twitter Facebook Album Flickr You Tube www.MujeresNet.info

Directora y Editora: Elsa Gpe. Lever Montoya                                                                                                                             

Frases Feministas
Unete a MujeresNet en FACEBOOK
MujeresNet on Facebook
SÍGUENOS EN TWITTER


Columnas de Opinión

Bibliotecas y libreri­as virtuales, en li­nea
Bibliotecas en Linea
Navega y documén-
tate
E-books, bibliotecas, librerías en línea


Soy feminista
Somos feministas
¿Te reconoces y defines como tal?
Escribe cómo vives el feminismo y qué importancia tiene para ti.


Escuelas, cursos, estudios en genero y feminismo
Formación en Género y Feminismo
¿Dónde, cuándo?
Diplomados, seminarios, talleres, escuelas, cursos, maestrías, doctorados...



Foro de discusion
Foro de discusión
¿A favor o en contra?
Opina, debate, argumenta...

Lenguaje no sexista
Lenguaje no sexista
¿Qué es? ¿Para qué?
Definiciones y manuales para un lenguaje y un periodismo libres de sexismo.


Tienda on line
Tienda Virtual
De todo un poco
Libros, artí­culos, carteles, postales y mucho más


Herramientas legales
Herramientas Legales
¿Cómo y por qué?
Leyes y lineamientos jurídicos para la defensa de los derechos de las mujeres...


         


La violencia contra las mujeres, un 'plato' difícil de digerir y entender en México, Cuba y el mundo





Foto: Brenda Ayala/MujeresNet


Por Josefina Hernández Téllez
Periodista, investigadora en estudios de género, profesora de la Universidad Autónoma del Estado de Hidalgo (UAEH)y la UNAM, y responsable del grupo de investigación de Género y Comunicación de la Asociación Mexicana de Investigadores de la Comunicación (AMIC).

La autora narra la situación de un escritor cubano que violentó a su ex esposa y quien recibe una carta de un colega, donde le expresa su desacuerdo con las autoridades por haber sido condenado por una "simple riña".

El tema de la violencia parece estar de "moda". Políticamente es correcto reconocer y tomar acción. Sin embargo, combatirla va más allá de la buena voluntad, incluso de las leyes. Es un "platillo fuerte de digerir" en México y el mundo, porque ancestralmente la cultura la ha naturalizado y estigmatiza y culpa a quienes la padecen.

Para muestra, un botón. El pasado 8 de marzo, Día Internacional de la Mujer, algunas compañeras feministas cubanas* divulgaron una carta para denunciar cómo, independientemente de que se castigó penalmente a un escritor por violencia física contra su esposa, la sociedad, en voz de un escritor reputado, cuestiona la cabalidad de la denunciante y desacredita el reconocimiento de este lamentable mal social contra las mujeres:

"El escritor Ángel Santiesteban ha sido juzgado y condenado a prisión por agredir violentamente a su exesposa. Y enseguida han comenzado a circular notas de apoyo al escritor y de cuestionamiento a la sentencia del tribunal que lo juzgó. En casi todas se acusa a la víctima de loca, o de magnificar una leve 'riña doméstica'. Nadie puede juzgar estos hechos sin conocer la profundidad de los daños causados por Santiesteban a su exesposa y a su hijo, y nadie debería acusar a la víctima de estar inventando un caso para que alguien sea condenado por ocultas razones políticas. La violencia contra la mujer tiene su origen, precisamente, en ese gesto tan usual de imaginarla carente de juicio, de  independencia,  o de opinión propia, y quienes esgrimen esas tesis están reproduciendo la agresión; como aquellos que culpan a la víctima de una violación de haber provocado a su agresor."

Puntuales y claras en esta carta de denuncia, reclaman a las instituciones comprometerse contra la violencia no sólo con una campaña pública sino con leyes que penalicen estas conductas y se reconozca el derecho de las mujeres violentadas a defenderse de su agresor y a denunciar la agresión, aun cuando se trate de personajes del arte, la ciencia, el deporte o de cualquier tipo.

Este reclamo genuino no es gratuito, el escritor Rafael Alcides publicó una carta de apoyo al agresor Ángel Santiesteban, definiendo su encarcelamiento de injusto, equiparándolo casi a la persecución de conciencia, ignorando los derechos de las mujeres a un trato digno, a su humanidad. La misiva revela por sí sola la dimensión del problema de la violencia contra las mujeres:

"Lamentaciones y esperanzas por un nuevo escritor encarcelado.

Me cuentan que a partir de pasado mañana, jueves 28, pasarás a engrosar la larga lista de personalidades que en diversas épocas y circunstancias de nuestra historia nacional han sido condenadas a años de cárcel, y lo lamento."

Y no sólo esto sino que, además, el escritor Alcides minimiza la gravedad o importancia de su conducta calificando el grave hecho de SIMPLE RIÑA, no sólo eso, sino que apela a que se haga justicia porque la ley, según él, apoyó la MAGNIFICACIÓN DE LA PARTE ACUSADORA...:

"En tu caso no ha sido por razones políticas, según he oído. Ni tampoco ha sido por desfalcar la caja de un banco, por matar, por tráfico de drogas, por robo de secretos de Estado, por usura, por chantaje, por prostitución, por venta de visas falsas o no, nada de eso. En tu caso ha sido por una simple riña con tu ex mujer y madre de tu hijo. O sea, nada nuevo en el mundo. Una de tantas disputas entre parejas que dejaron de serlo, magnificadas por las mismas pasiones que a ellos los dejaran al garete... Lamento, asimismo, que esta curiosa fórmula de la que tan gloriosas reconciliaciones salieron a menudo, no haya sido tenida en cuenta por los instructores que se encargaron de tu caso, ni por los magistrados que te sancionaron en la Audiencia a cinco años de prisión, ni por el Tribunal Supremo. Todo esto lo lamento, Ángel, pero me quedan las esperanzas."

Este personaje, se atreve a apostar que los gobiernos, instancias internacionales, el Papa y hasta Dios, se pronuncien para que por lo menos cumpla la sentencia en arresto domiciliario y en unos años, "reconciliado" con su mujer, sea parte del ¡"folklore"!

"Tengo la esperanza de que los escritores del mundo entero hagan suya tu causa cuando se conozcan los hechos, despojados de la magnificación que le dio la parte acusadora, a lo mejor manipulada por personas que no te quieren, pues en este mundo donde sobra la bondad, no falta la envidia... Tengo la esperanza de que junto a los escritores se pronuncien los gobiernos, ¿por qué no?, la ONU, el Papa, Dios mismo que tan discreto pero efectivo a la vez suele ser en estas cosas... Sí, Ángel, confiemos en la justicia de los hombres y en la de Dios sobre todo... No serías el primero en obtener sus favores. Caso que no te indulten, lo que en Cuba no es costumbre, podría el gobierno darle un carácter simbólico a tu sanción, o digamos, reducida al mínimo, mandarte a cumplirla en tu casa, de modo que puedas seguir escribiendo y recibiendo a tus amigos sin desautorizar del todo a tus desacertados magistrados. Se ha hecho con otros..."

En la oda máxima de culto y solidaridad al hombre y su poder patriarcal, que ignora que la mitad de la humanidad, las mujeres, es su par, su igual, enaltece el papel literario del agresor y desdibuja su mala acción, como si su talento lo eximiera de su conducta violenta y misógina a final de cuentas:

"Pero eres un héroe de la cultura, eres un autor laureado, un hombre que ha dedicado ya más de la mitad de tu vida a escribir, y a ganar premios que honran al país, a la patria, esa entidad mayor y para siempre, porque los gobiernos pasan, Ángel, pasan, pero la patria permanece.

"Tengo por eso la esperanza de que no te den menos de lo que a otros héroes se les dio. En todo caso, mi querido amigo Ángel Santiesteban, estamos hablando de justicia, no de política... me dicen, me están diciendo que se te hará justicia, Ángel, que saldrás bajo un régimen de prisión domiciliaria a purgar esa riña familiar, con una pena acorde a lo que dentro de unos años, después de todo, será folklore en el barrio, chiste incluso de tu ex esposa: 'El susto que le hice pasar', la oigo diciendo mientras ella allá en esos días de entonces juega dominó o le sirve té a las visitas y yo en esta madrugada del 27 de febrero del 2013, termino de escribir estas lamentaciones y esperanzas, que también serán folklore.

"Rafael Alcides".

La violencia existe, es, no es parte del folklore, no debería naturalizarse y justificarse como simple riña o preludio de amorosas reconciliaciones. Ésa es la trampa. Este caso refleja fielmente la dificultad de trascender en la equidad más allá del discurso. La carta de un reputado escritor nos muestra cómo se puede andar en la modernidad, en el progreso pero no en la superación de cánones patriarcales, misóginos y machistas. Urge denunciar y seguir luchando por la dignificación y reconocimiento humano de las mujeres, en México, Cuba y el mundo.

* Sandra Álvarez, Marilyn Bobes, Luisa Campuzano, Zaida Capote Cruz, Danae Diéguez, Laidi Fernández de Juan, Lirians Gordillo Piña y Helen Hernández Hormilla.







Artículo al Azar



Escucha y piensa

Canciones para Reflexionar

TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS. © Copyright, México MujeresNet.Info, Información con Perspectivas de Género y Feminista
| Diseño: Elsa Lever M. | RSS | NINGUN TEXTO PUEDE SER REPRODUCIDO SIN PERMISO EXPRESO DE MUJERESNET.INFO | ecoestadistica.com
| Aviso Legal | Política de Privacidad | Mapa del Sitio | Su publicidad | PageRank Checking Icon