Suscribete Newsletter Twitter Facebook Album Flickr You Tube www.MujeresNet.info

Directora y Editora: Elsa Gpe. Lever Montoya                                                                                                     México,

Frases Feministas
Unete a MujeresNet en FACEBOOK
MujeresNet on Facebook
SÍGUENOS EN TWITTER


Columnas de Opinión

Bibliotecas y libreri­as virtuales, en li­nea
Bibliotecas en Linea
Navega y documén-
tate
E-books, bibliotecas, librerías en línea


Soy feminista
Somos feministas
¿Te reconoces y defines como tal?
Escribe cómo vives el feminismo y qué importancia tiene para ti.


Escuelas, cursos, estudios en genero y feminismo
Formación en Género y Feminismo
¿Dónde, cuándo?
Diplomados, seminarios, talleres, escuelas, cursos, maestrías, doctorados...



Foro de discusion
Foro de discusión
¿A favor o en contra?
Opina, debate, argumenta...

Lenguaje no sexista
Lenguaje no sexista
¿Qué es? ¿Para qué?
Definiciones y manuales para un lenguaje y un periodismo libres de sexismo.


Tienda on line
Tienda Virtual
De todo un poco
Libros, artí­culos, carteles, postales y mucho más


Herramientas legales
Herramientas Legales
¿Cómo y por qué?
Leyes y lineamientos jurídicos para la defensa de los derechos de las mujeres...



         


Repensando la violencia feminicida





Por Raquel Ramírez Salgado
Feminista, con Maestrí en Comunicación por la Facultad de Ciencias Políticas y Sociales de la UNAM

La autora nos hace reflexionar, a propósito de la frase "muertas de Juárez", sobre dos conceptos usados indistintamente en situaciones de violencia a la mujer: muerte vs. feminicidio. En el caso del primero es por causas naturales, el segundo, por el contrario, es ignorar los derechos humanos de niñas y mujeres.

In memoriam de las mujeres asesinadas (que no muertas)

Hace cuatro años participé como jueza en un concurso de ofrendas de la Universidad Autónoma del Estado de México; lo más sobresaliente del evento es que el tema para montar los altares fue la violencia contra las mujeres. Durante la realización del concurso uno de los organizadores comentó que las ofrendas estaban dedicadas principalmente a las "muertas" de Juárez y pensé en la importancia de dar claridad y precisión a nuestras palabras, ya que referirnos a las mujeres asesinadas en Ciudad Juárez como "muertas" puede hacernos olvidar justo que éstas fueron privadas de la vida con violencia y premeditación por alguien; que la persona o el grupo de personas que asesinaron a estas mujeres tiene responsabilidad jurídica y se llama delincuente, es decir, estas mujeres no murieron por causas naturales.

Ese mismo día comencé a releer a Diane Russell, Jill Radford y a Marcela Lagarde porque necesitaba volver a entender cómo y por qué millones de mujeres y niñas son asesinadas brutalmente en todo el mundo.

Diane Russell es directa y nombra femicide (femicidio) al asesinato de mujeres por hombres por el hecho de ser mujeres (Russell, 2006), lo que deja al descubierto que el asesinato de mujeres y niñas implica la expropiación y apropiación de sus cuerpos por el poder patriarcal como un acto legítimo.

Marcela Lagarde retoma el trabajo de Russell, pero prefiere el término feminicidio , ya que no desea que el femicidio sea tomado llanamente como el homicidio de mujeres. Lagarde no sólo toma en cuenta en su análisis sobre el asesinato de mujeres y niñas a la violencia misógina, sino que visibiliza la responsabilidad del Estado por garantizar la seguridad, la vida y la libertad de las mujeres y las niñas. Asimismo, en 2007 con la creación de la Ley General de Acceso de las Mujeres a una Vida Libre de Violencia (LGAMVLV), Lagarde profundiza sobre el feminicidio e introduce el concepto de violencia feminicida :

"Es la forma extrema de violencia de género contra las mujeres, producto de la violación de sus derechos humanos, en los ámbitos público y privado, conformada por el conjunto de conductas misóginas que pueden conllevar impunidad social y del Estado y puede culminar en homicidio y otras formas de muerte violenta de mujeres" (Artículo 21, LGAMVLV).

Ahora bien, para ahondar sobre la violencia feminicida , retrocedo al artículo 5 de la LGAMVLV , donde se define a la violencia de género contra las mujeres :

"Cualquier acción u omisión, basada en su género, que les cause daño o sufrimiento psicológico, físico, patrimonial, económico, sexual o la muerte tanto en el ámbito privado como en el público".

Por deducción, si la violencia feminicida es una forma de violencia de género contra las mujeres, puede incluir en su ejecución acciones y omisiones.

Entonces, tenemos a esas miles de mujeres y niñas que han sido asesinadas por un desconocido o por un allegado, tanto en las calles, las oficinas, las escuelas y los hogares (tan sólo mediante la Investigación diagnóstica sobre violencia feminicida en la República Mexicana , realizada en 2004, se estimó que en diez años, más de 14 mil mujeres y niñas fueron asesinadas), pero también están las mujeres cuya muerte violenta tiene por origen alguna omisión, por ejemplo, las mujeres que no reciben asistencia médica por omisión del Estado y enferman de cáncer de mama, de ovario o cérvico-uterino; o las niñas y adolescentes violadas a quienes se les niega el aborto, poniendo en riesgo su vida por un embarazo a tan temprana edad. Asumo que no sólo existen omisiones de Estado, sino que las omisiones propias de la violencia de género contra las mujeres comprenden a la indiferencia, al abandono, a la negligencia, al maltrato, las humillaciones y al desamor.

A partir de lo anterior me permito relatar una historia que ejemplifica de manera trágica y monumental las omisiones anteriormente referidas.

No sé cómo se llamaba, en realidad, no pregunté su nombre, sólo escuché su historia con empatía e impotencia. Todo sucedió en un poblado al norte del estado de México. Ella estaba casada, tenía dos hijas adolescentes. Su esposo rentaba habitaciones y una mañana un soldado pagó el alquiler por un cuarto. Tiempo después, ella y el nuevo inquilino fueron descubiertos mientras tenían relaciones sexuales; el soldado pudo "zafarse" fácilmente de la confrontación, pero la "esposa infiel" recibiría la contundente sanción patriarcal. ¿Cuál fue el castigo? Ignorarla, retirarle el habla; ese fue el acuerdo, ni su esposo, ni sus hijas, ni su madre volverían a hablarle. ¿Por qué el marido no solicitó el divorcio? Porque la infidelidad de las mujeres transgrede el mandato de la castidad femenina; porque el esposo sentía "ofendido" su honor y creyó que tenía el derecho legítimo de castigarla ya que le "pertenecía". Ella era ignorada en la intimidad y públicamente. ¿Cómo aguantar semejante "escarmiento"? Otra mañana, su cuerpo sin vida se balanceaba en el árbol al fondo del patio: no soportó la tortura, y aunque ella "decidió" suicidarse, cada persona que la ignoró y humilló contribuyó a que su vida culminara de forma violenta. Definitivamente, este es un caso de violencia feminicida, sustentado en la misoginia y en omisiones, en la negación del derecho a existir de una mujer.

Es por eso que hablar sobre violencia feminicida nos exige reflexionar en torno al cúmulo de complejidades que la enmarcan, porque no se trata sólo de asesinar materialmente a mujeres y a niñas, sino de justificar el sufrimiento y daño en sus cuerpos y mentes por no seguir la normatividad patriarcal, y de hundir e ignorar sus derechos humanos.

Este año, mi ofrenda está dedicada a todas las mujeres y niñas asesinadas, ya sea con armas, con golpes, con sogas, con la indiferencia, con la tortura, con el desamor, con el descuido y el abandono, con la negación de su humanidad.









Artículo al Azar



Escucha y piensa

Canciones para Reflexionar

TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS. Copyright © 2006-2009, México MujeresNet.Info, Información con Perspectivas de Género y Feminista
| Diseño: Elsa Lever M. | RSS | ATOM | NINGUN TEXTO PUEDE SER REPRODUCIDO SIN PERMISO EXPRESO DE MUJERESNET.INFO | ecoestadistica.com
| Aviso Legal | Política de Privacidad | Mapa del Sitio | Su publicidad | PageRank Checking Icon