Suscribete Newsletter Twitter Facebook Album Flickr You Tube www.MujeresNet.info

Directora y Editora: Elsa Gpe. Lever Montoya                                                                                                     México,

Frases Feministas
Unete a MujeresNet en FACEBOOK
MujeresNet on Facebook
SÍGUENOS EN TWITTER


Columnas de Opinión

Bibliotecas y librerişas virtuales, en lişnea
Bibliotecas en Linea
Navega y documén-
tate
E-books, bibliotecas, librerías en línea


Soy feminista
Somos feministas
¿Te reconoces y defines como tal?
Escribe cómo vives el feminismo y qué importancia tiene para ti.


Escuelas, cursos, estudios en genero y feminismo
Formación en Género y Feminismo
¿Dónde, cuándo?
Diplomados, seminarios, talleres, escuelas, cursos, maestrías, doctorados...



Foro de discusion
Foro de discusión
¿A favor o en contra?
Opina, debate, argumenta...

Lenguaje no sexista
Lenguaje no sexista
¿Qué es? ¿Para qué?
Definiciones y manuales para un lenguaje y un periodismo libres de sexismo.


Tienda on line
Tienda Virtual
De todo un poco
Libros, artículos, carteles, postales y mucho más


Herramientas legales
Herramientas Legales
¿Cómo y por qué?
Leyes y lineamientos jurídicos para la defensa de los derechos de las mujeres...



         


Los celos y la lírica popular, entre el cielo y el infierno





Por Lucía Rivadeneyra
Comunicóloga por la Facultad de Ciencias Políticas y Sociales de la UNAM. Cursó la maestría en Literatura Mexicana, en la Facultad de Filosofía y Letras. Sus libros "Rescoldos", "En cada cicatriz cabe la vida" y "Robo Calificado" fueron merecedores de los Premios Nacionales de Poesía "Elías Nandino" (1987), "Enriqueta Ochoa" (1998) y "Efraín Huerta" (2003), respectivamente. En 2007, publicó la antología personal 'Rumor de tiempos'. Su material poético está incluido en numerosas antologías. La han traducido a diversos idiomas. Catedrática de la UNAM desde 1980, ejerce el periodismo en medios de circulación nacional.


* La autora nos muestra cómo los celos y la violencia están presentes en los contenidos de la lírica popular, justificándose así una peligrosa idea del amor romántico que se transmite cada generación.

¿Y de verdad, de verdad, quieres que la otra o el otro, a quien dices amar, sea de "tu propiedad", sólo para ti, que no voltee a ver a nadie, que sólo sueñe contigo, que se muera por ti, que sólo seas tú el único motivo de su existencia? ¿No te da flojera?

Hace muchos años un hombre se quejaba "del pasado" de su pareja. Un amigo le decía: "pero eso ya pasó y el pasado es un cheque cancelado". A lo que el otro le respondía: "sí, pero atormenta". La frase la traigo a cuento porque en la cotidianidad hay un elemento presente, en diversos niveles, los celos.

He visto cómo miles de personas repiten y cantan melodías que, quiero creer, no las han reflexionado nunca. A las que me referiré son de diferentes autores e interpretadas por diversos cantantes y están seleccionadas a vuelo de pájaro. En todas se revela un deseo de posesión, de que para la persona involucrada o ¿amada?, el mundo, ojo, ¡el mundo! no debe existir.

Los seres humanos que padecen celos en diferentes niveles, no respetan sexo, clase social o credos. La educación que recibimos nos enseña a querer poseer todo, incluso a las personas. No obstante, también se puede aprender a respetar y, en consecuencia, respetar a los demás.

Sin embargo, la canción "Cuando vayas conmigo", de Manuel Alejandro, interpretada por José José, dice:

Cuando vayas conmigo no mires a nadie,
que tú sabes que yo no consiento un desaire,
que me sienta muy mal que tu vuelvas la cara,
cuando tienes a lado a quien tanto te ama.
Cuando vayas conmigo no mires a nadie,
que alborotas los celos que tengo del aire,
que me sienta fatal cuando alguien que pasa,
por un solo momento distrae tu mirada,
Cuando vayas conmigo,
ve apoyada en mi hombro
ve escuchando el latido que lleva
mi sangre tan solo,
Cuando vayas conmigo,
nada debe importarte
que tu mundo se encierre
en tu amor y mi amor.

"Los celos que tengo del aire", qué tal. El ego en riesgo es inmenso, la constante es sólo yo, sólo yo, sólo yo. Para qué abundar si es clara la solicitud que se hace a la pareja. Aquí, por lo menos, es "cuando vayas conmigo", lo cual no impide que el celoso quiera que hasta en sueños, la otra persona sólo piense en él... porque se dan casos.

Hace más de tres décadas, el cantautor español Camilo Sesto entonaba:


Siento celos que es igual
A decir miedo y por qué no, tal vez
sin celos nuestro amor
no sea completo
Celos de una sombra en tu pasado
que se acuesta a tu lado
entre mi amor y tu cuerpo.
Siento celos ni de macho ni cornudo
Simplemente de amor puro,
de tristeza y desconsuelo.
Celos de los ojos de mi amigo
del saludo de un vecino
y del forro de tu abrigo.
Siento celos
y de ser un buen amante
me he convertido en tu sombra
en tu espía, en tu sabueso.
Siento rabia
que es igual a sentir celos
de que notes en mi cara
el maldito amor que siento.
Celos cuando escucho una llamada,
Según tú equivocada
Y me dices, ahora vuelvo...

Según Sesto, todo es amor puro; pero todo son celos, llevados al extremo de pensar en el abrigo de tela, ya no digamos de otros brazos. El pobre asume que es espía y sabueso. Desconfía del amigo(¡!), del vecino, del teléfono. Pero no se asume como macho ni como cornudo. ¡Buen nivel de canción...! La pregunta sería: ¿Se puede vivir así?

Empero, hay casos peores. La canción de Luis Demetrio, "Si Dios me quita la vida", interpretada por Javier Solís dice, entre otras frases:

Si Dios me quita la vida antes que a ti
le voy pedir ser el ángel que cuide tus pasos
pues si otros brazos te dan
aquel calor que te di
serían tan grande mis celos
que en el mismo cielo me vuelvo a morir.

En este caso, el celoso se quiere llevar sus celos a otro mundo para, desde ahí, "proteger" o "cuidar" a la amada de que no se le vaya a ocurrir voltear a ver a otro o, menos aún, permitir que la amen. ¿Qué pensaría Freud?

Si la envidia es el deseo de tener algo que no se posee, volvemos a la palabra propiedad que rebasa a objetos, seres vivos, a la naturaleza toda. Pero esto, para algunas o algunos es amor. La canción "Envidia", interpretada, alrededor de los años sesenta, por Antonio Machín (sorprende el apellido) y por el dueto conformado por Sonia y Miriam, dice:

Envidia,
tengo envidia de los valles,
de los montes y los ríos,
de los pueblos y las calles
que has cruzado tú sin mí.
Envidia,
tengo envidia de tus cosas
tengo envidia de tu sombra,
de tu casa y de tus rosas
porque están cerca de ti.
Y mira si es grande mi amor
que cuando digo tu nombre
tengo envidia de mi voz.
Envidia,
tengo envidia del pañuelo
que una vez secó tu llanto
y es que yo te quiero tanto
que mi envidia es tan sólo amor.

En esta melodía, no sólo se sienten celos de otro o de otra sino de los montes y los ríos, de las rosas y ¡de la sombra! Sin duda, para el asunto de los celos y la envidia, no hay límites: tener envidia de sí mismo o de la voz propia y, por supuesto, confundir la envidia con el amor. Los autores son los hermanos García Segura.

Las mujeres también han interpretado canciones de celos en diversos momentos. La mexicana Daniela Romo hizo éxito una balada que va así:

Celos de tus ojos
cuando miras a otra chica
tengo celos, celos.
Celos de tus manos
Cuando abrazas a otra chica
tengo celos, celos.
Cuando te encuentras con alguien,
cuando caminas con alguien,
cuando te siento feliz.
Yo tengo celos, tengo celos...

En esta rola, la cantante tiene celos hasta de que la otra persona se sienta feliz. Y, por supuesto, de cualquier otra acción que el interfecto pueda tener con "otra chica".

Por su parte, el compositor Joan Sebastian escribe la canción "Estos celos" que interpreta Vicente Fernández:

Te miré
estabas tan bonita... tan sensual.
Te imaginé ajena y me hizo mal.
Ay, ay amor, ay, ay qué dolor,
que tarde comprendí
contigo tenía todo y lo perdí,
Te diré con tu melena al viento... y tu mirar
al ras de tu escote, tu lunar
ay, ay amor, ay, ay qué dolor
hoy muero de pensar
que no voy a ser yo al que vas amar
Estos celos me hacen daño, me enloquecen
jamás aprenderé a vivir sin ti.
...

y hoy muero de pensar
que no voy a hacer yo al que vas a amar.

Aquí, nuevamente el celoso que imagina, porque no hay peor asunto para el que padece celotipia que la imaginación. Con sólo pensar lo que pueda pasar...
Por su parte, a principios de los años ochenta, la cantautora Sonia Rivas con la canción "No eres mi guardián", gran éxito de ventas en diversos países de América Latina, "balconea" la postura del galán y brinda una esperanza, es decir, dice no al sometimiento, aunque el "no me lo vas a negar" todavía es concederle un espacio al individuo en cuestión. No lo abandona; pero, por lo menos, le avisa que ¡basta!:

Que no llegue tarde a casa
porque tú vas a venir,
que no llame nunca a nadie.
Me quieres sólo para ti.
Y criticas a mis amigos
y mi manera de vestir.
Ya no sé qué hacer
para verte feliz
Que no vaya muy pintada.
Me controlas la mirada.
Y me ves como a una niña.
No me dejas ser mujer.
Y yo sé qué es lo que tienes
son los celos nada más
Qué rara es tu forma de amar.
No eres mi guardián.
Yo no soy tu prisionera.
Y voy a hacer lo que quiera.
No me lo vas a negar.

Obviamente hay cientos, por no decir miles, de canciones pop, boleros, cuplés, etcétera, que tocan el tema de los celos; y ante los miles de copias que se venden, los discos de oro, de platino, las entrevistas, el karaoke, las cada vez más escasas serenatas, youtube, los programas de radio y televisión que las reproducen, lo único que reflejan es que la situación emocional de las y los amantes está en entredicho.

"Cuando una persona se obsesiona y deja de vivir por estar pendiente de tu vida o de la vida de su adversario, de su entorno, y entre otras cosas siente agobio por cada uno de sus triunfos... Aparte de mostrar signos graves de inferioridad, te muestra que estás tratando con una persona psiquiátricamente enferma", afirma el médico psiquiatra Saúl F. Salischiker.

Ante esto, cada celosa o celoso decidirá si sigue envidiando al aire, a los montes, al abrigo o si se lleva sus celos al cielo o... a continuar el infierno.









Artículo al Azar



Escucha y piensa

Canciones para Reflexionar

TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS. Copyright © 2006-2009, México MujeresNet.Info, Información con Perspectivas de Género y Feminista
| Diseño: Elsa Lever M. | RSS | ATOM | NINGUN TEXTO PUEDE SER REPRODUCIDO SIN PERMISO EXPRESO DE MUJERESNET.INFO | ecoestadistica.com
| Aviso Legal | Política de Privacidad | Mapa del Sitio | Su publicidad | PageRank Checking Icon