Por Raquel Ramírez Salgado


El aliciente, la promesa a una misma de perder el miedo a escribir y al amor.



Este texto será breve. Este texto es breve, pero simbólico. Este texto es un aliciente para mí, es la promesa a mí misma de que perderé el miedo a escribir… Y es el texto con el que vuelvo a escribir para MujeresNet, que este 12 de marzo de 2019 cumple 13 años de existencia. 13, número brujil y cabalístico.

En MujeresNet he compartido mis sentipensares, mi experiencia, la de las otras mujeres, las que he conocido, amado, llorado; las que han sido mis aliadas, las que me han roto el corazón, las que me han traicionado, y de las que me he despedido. En MujeresNet he hablado sobre el amor, el miedo, el desamor, la esperanza, la desesperanza, los duelos, las enfermedades, sobre la decisión política y ética de desenamorarme.

En MujeresNet he hablado también de los hombres… de los que me han roto no solo el corazón, sino el alma; de mis agresores, amantes, amados; algunos han sido todo y nada al mismo tiempo.

Con el corazón en la mano, aún rotito, sensible porque tiene todavía fisuritas, quiero decirles que he decidido enamorarme.

Y en el afán de celebrar la vida, ahora quiero compartir algo personal porque lo personal es político. Con el corazón en la mano, aún rotito, sensible porque tiene todavía fisuritas, quiero decirles que he decidido enamorarme.

Pero como aún tengo miedo de escribir, solo puedo compartirles ideas sueltas:

  • Como que después de haber atravesado el infierno, el miedo ya no sabe igual.
  • Como que sé que, por primera vez en la vida, no voy a morir de amor.
  • Como que, aunque sé todo lo anterior, a veces el miedo se apodera de mí, y lloro, y tiemblo.
  • Como que, de nuevo, recuerdo que confío en mí, en que, pase lo que pase, sabré salir adelante.

Como alguna vez dijo una ex amiga, la vida es un laboratorio. Me permito experimentar en ese laboratorio; me permito ser amada. Me permito volver a amar después del desamor. Y me permito compartirles los resultados de este experimento en MujeresNet próximamente. Que viva MujeresNet. Que vivan todas las Mujeres que escribieron, escriben y escribirán en MujeresNet. Que viva la generosidad y sororidad de Elsa Lever Montoya, creadora y directora de MujeresNet.

Te recomendamos también:

He decidido desenamorarme (decretos mágicos de sanación)