La antorcha de la sororidad. Trece años en línea

Por Elsa Lever M.


Un aniversario más no es cuestión sólo de tiempo, sino de refrendar compromiso y lucha.



A María Esther Espinosa Calderón, Elvira Hernández Carballido, Josefina Hernández Téllez, Guadalupe López García, Sara Lovera, Socorro Martínez Cervantes, Adiel Martínez Hernández, Raquel Ramírez Salgado, Lucía Rivadeneyra, Georgina Rodríguez Gallardo, Aura Sabina, Layla Sánchez Kuri, Karina Vergara Sánchez, y a quienes han participado, nos leen y nos siguen.

Seré breve. En medio de un panorama nacional en el que el avance de los derechos humanos de las mujeres está en riesgo, MujeresNet celebra su décimo tercero aniversario. La celebración de cumplir otro año, va más allá de sumar tiempo. Implica el refrendo de un compromiso, personal y colectivo, de comunicar, informar, expresar y dar voz.

Implica también el crecimiento de nosotras mismas. Algunas nos hemos quedado, de pronto, sin palabras, sin ánimos, enfrentando y superando retos personales que finalmente nos hacen crecer y regresar a la lucha con nuevos bríos. Yo misma mantuve en silencio esta columna por tres años, porque entré en procesos personales -de toda índole- que me dificultaron articular pensares y sentires. Pero el resultado de vivir procesos, sin miedo al resultado, es siempre positivo, porque entonces volvemos más enriquecidas, más fuertes, más conscientes, más humanas  y más comprometidas con nuestras causas y nuestras luchas. Sin duda alguna, lo personal es político.

Recuperar la palabra me embarga de sentimientos difíciles de explicar. Emoción y gratitud son los más cercanos. Sentimientos que me ponen chinita la piel. Como cuando encuentras lo que valorabas pero habías perdido…

Pero detrás del silencio de esta columna ha estado mi permanente labor de coordinar a quienes mes con mes, colaboran para mantener encendida la antorcha de MujeresNet. Estos 13 años no serían posibles sin ese compromiso personal y colectivo, generoso y combativo.

Implica sumar, sí, pero también voces, de diferentes enfoques y estilos, para cuestionar y comunicar lo que sucede y cómo sucede; lo que se siente y cómo se siente; lo que avanza y lo que retrocede.

La celebración de cumplir otro año va más allá de sumar tiempo. Implica sumar, sí, pero también voces, de diferentes enfoques y estilos, para cuestionar y comunicar lo que sucede y cómo sucede; lo que se siente y cómo se siente; lo que avanza y lo que retrocede.

Hace un año, dirigiendo un cine-debate en el Museo Memoria y Tolerancia me preguntaron si MujeresNet era un ejemplo de sororidad. Conocerán mi respuesta. La sororidad en MujeresNet es la que la mantiene y nutre. No sólo por la hermandad que confluye en este espacio virtual; no sólo por la hermandad manifiesta en nuestras reuniones para hablar, llorar, bailar, reír, comer, brindar, reflexionar y cuestionar,  incluso a y entre nosotras mismas. Es sororidad porque en nuestra diversidad y diferencia, estamos juntas en el compromiso y causa que nos une.

Es sororidad porque periodistas, académicas, poetas, escritoras, activistas, fotógrafas, estudiantes y becarias estamos juntas; porque nuestras edades e identidades sexuales diferentes, nuestros hábitos y gustos diversos, nuestras banderas feministas distintas, nuestros variados orígenes y nuestras múltiples ideas y experiencias, no nos dividen, no nos detienen; al contrario.

Como lo dije, estamos ante pasos políticos que ponen en riesgo el avance de los derechos humanos de las mujeres. Esto necesita que las mujeres estemos organizadas, fortalecidas y unidas. Y hoy lo estamos. Daremos la lucha, como siempre. Desde cada trinchera personal y desde esta tribuna colectiva que es MujeresNet.

No se pierdan nuestra edición de aniversario, la cual además contiene cuatro columnas invitadas: Norma Blazquez Graf, Mabel Burin, Lourdes García Acevedo y Abigaíl Huerta, así como la participación de una de nuestras lectoras, Gabriela Revueltas Valle.

Gracias por este año más de acompañamiento. Gracias por un año más de voz, de luz, de vida. ¡Felices 13 años en línea!

Te recomendamos también:

 13 razones para escribir periodismo feminista